Noticias, julio 2018

Emociones, cerebro y artes escénicas

Bueno participó en la presentación de la nueva temporada 2018/19 de LaSala en la Biblioteca Vapor Badia, el pasado miércoles 27 de junio en Sabadell.

Su directora, Eulalia Ribera, destacó las apuestas contemporáneas y que van un paso más allá para todas las franjas de edad. Unos adjetivos aplicables desde los espectáculos para los más pequeños hasta los de los mayores; así como el amplio programa de actividades que se organizarán alrededor de cada espectáculo.

Y para la presentación de la temporada, nos preguntamos:
¿Cómo influyen las artes en el desarrollo neuronal de los niños?

David Bueno explica que hace años que se han desarrollado técnicas que permiten hacer seguimiento de qué zonas del cerebro se activan en cualquier actividad. Así pues, se puede saber cuáles son las mejores etapas para según qué aprendizajes, o de qué manera el cerebro es más receptivo a incorporar conocimientos. Y apunta que entre los 0 y los 3 años se hacen muchas conexiones en la parte superficial del cerebro. Esto implica que el cerebro incorpora todos los condicionantes del ambiente que rodea al niño. La memoria no está desarrollada, pero sí que los niños interiorizan el ambiente.

Bueno planteaba estas preguntas: “Cómo se activa más el cerebro? Cuando aprendemos a multiplicar o cuando escuchamos música relajadamente?” “Cuando aprendemos más? Cuando estamos solos o cuando lo hacemos acompañados?” Seguro que podéis dar la respuesta acertada. David Bueno remarca que “un cerebro cultivado que juega, lee, discute -el verbo discutir bien entendido-, escucha música, mira arte, hace arte y el teatro … es un cerebro activo que puede llegar a tener muchas conexiones neuronales. Y cuanto más conexiones, más riqueza mental. Cuanto más estimulado, más conexiones “.

Cualquier actividad que implique estimular zonas simultáneas del cerebro, ayuda a implementar las emociones y los aprendizajes. Hay ayuda el estar con otras personas; y la educación artística. Y es que “el arte es un lenguaje, es creativo, es visual, es manipulación, necesita planificación y control ejecutivo”.

Cerebro y emociones
“Las emociones son cruciales. Cuando un aprendizaje va ligado a una emoción el cerebro lo guarda correctamente. Si no hay una emoción vinculada, lo olvidemos. El cerebro lo elimina”, y pone el ejemplo del típico examen que nos podemos pasar estudiando durante semanas o meses y que una vez hecho olvidemos completamente porque no tenemos ningún interés o emoción. Bueno subraya que “cualquier aprendizaje debe ir ligado a una emoción, y los hay que son transversales para el aprendizaje. Como la alegría y sobre todo la sorpresa. La sorpresa activa nuestra atención, que es clave para aprender. estimula la motivación y nos recompensa con placer”. E insiste que cuando vemos un espectáculo, “lo vivimos para que los artistas nos hacen vivir emociones, las reconocemos. Y las emociones se contagian (la tristeza, la alegría, el pánico, el miedo …) y las podemos experimentar a través de aquellos actores y aquella historia. de este modo, aprendemos a gestionar las emociones”.